La ESPIRITUALIDAD de las Hermanas de Bethania, está centrada en JESÚS. Es decir, CRISTO es el centro de nuestra vida, de quien recibimos el ánimo y el entusiasmo para vivir nuestra consagración.

La norma última de nuestra vocación es el SEGUIMIENTO E IMITACIÓN de CRISTO. 

Nuestras Madres Fundadoras, nos legaron la devoción a La SANTÍSIMA VIRGEN DE LOS DOLORES. A partir del cual, Ella es para nosotras Hermanas de Bethania: Modelo, Madre y Maestra.

Como modelo, la contemplamos al pie de la Cruz, desde donde nos inspira a imitarla en el amor, en la fe, la entrega y la corredención.  

La vida de la HERMANA DE BETHANIA, transcurre marcada por momentos fuertes de unión con Dios a través de la oración, de las celebraciones eucarísticas, de la meditación de su palabra. Y  con la santísima virgen, a través de la contemplación de sus dolores y los misterios del santo rosario.

La unión asidua con Dios en la oración deben ser el primer y principal deber de todas las Hermanas de Bethania